viernes, 10 de septiembre de 2010 | By: Gisela

metodo integral

Este articulo pretende dar a conocer características principales de esta modalidad curricular, fundamentos, roles, elementos técnicos y otros aspectos; los cuales nos servirán como referente teórico, para su aplicación a lo largo de nuestro desempeño profesional.




Si bien este currículum nos presenta una visión particular de llevar a cabo la educación, sustentada por muchos estudiosos y precursores de la Educación parvularia; la información recopilada, será un medio básico para conocer los planteamientos, y poder seleccionar entre otras alternativas curriculares.



Cada niño/a es un mundo distinto, y ese mundo se enriquece si desde pequeños se da respuesta a sus intereses, necesidades, etc., respetando sus características, conocimientos previos, ciclo evolutivo, entre otros. A continuación presentamos una posibilidad de enriquecer ese mundo desde un enfoque sistematizado de bases que se pueden implementar en la tarea educativa de nosotras como futuras profesionales; son muchas las ideas y contenidos que hubiéramos querido incluir, pero para clarificar, hemos decidido escoger los más relevantes según nuestro criterio. Les invitamos a conocer el fruto del trabajo de muchas personas que han querido aportar con un granito de arena a la humanidad desde la educación parvularia. Todo esto se encuentra muy resumido en un documento que si bien se presenta silencioso y reducido, en la práctica es un gran ruido amplio y lleno de vida.









FUNDAMENTOS DEL CURRICULUM INTEGRAL



Los fundamentos sustentan epistemológicamente el currículum, son el marco teórico que enfatiza como vamos a desarrollar la práctica educativa, nutriendo los contextos de aprendizajes, haciéndolos vida, dado que el objeto de este currículum es el niño(a) considerándolo desde su dimensión individual y social. Esta modalidad busca reiteradamente el equilibrio (principio creado especialmente para ésta) y armonía en todos los planteamientos, graficando los fundamentos en tres.



1. Fundamentos Filosóficos



El currículum integral intenta propiciar un proceso en el cual aprenda a dar significado a las relaciones derivadas de su contacto con acceder así a su propia “humanidad”, a su propio “completarse”, a su propia “perfección”, con el grupo social en el contexto histórico en el que vive.



En lo que se refiere al niño(a) señala que aun cuando se intenta explícitamente propiciar el desarrollo del párvulo en todas sus manifestaciones se entiende al educando como una totalidad, interesa que sea integrado en sí mismo y a la vez en relación con los demás y el contexto en el cual se encuentra inserto.



Este proyecto de hombre presenta el problema de… ¿Hacía donde hacer creer?. Adquiere relevancia la participación activa y fecunda del educador y de la comunidad educativa, dando importancia a la relación con el medio, como una experiencia significativa de aprendizaje y desarrollo integral del ser. Se busca fabricar un concepto de existir, pero sin aislarse, ya que la ayuda del otro y del medio es fundamental para la independencia intelectual, moral y espiritual. Además, se pretende que el niño pueda crear su propia personalidad y obtener la plenitud como ser humano social e individual, con capacidad de crear su propio proyecto de vida, descubriendo su propia escala de valores, la que responde sin interrogantes a la necesidad sicológica de todo ser humano de tener su propia identidad.



Dentro de este marco filosófico, el valor de la libertad es entendido como un encuentro del niño(a) con su medio, el que es tratado como un sujeto de derechos, pero sin libre albedrío. Las limitaciones ponderadas y cauteladas, contribuyen a formar una fuerza que hace progresar la libertad gracias a los obstáculos y necesidades de elección. Esa libertad significa también estar disponible, responsabilizarse de una elección, esto es transformarse en un ser responsable.



Este currículum pretende la perfección que puede lograr todo ser humano, reafirmando las cualidades personales que distinguen a un ser de otro, también interesan las manifestaciones físicas, cognitivas, afectivas y social, que se traslucen en las necesidades e intereses de los niños y niñas.



En el currículum integral la acción del párvulo asume diferentes dimensiones:



Dominio y organización de una cosa o elemento exterior, es decir, actuar sobre los objetos y elaborar las abstracciones pertinentes.

Formación en el sentido de ser un medio de desarrollo de sus virtudes, de sus características éticas, resaltando el cómo hace las cosas en lugar del resultado de lo que hace.

Explorar en su ambiente y vivenciar personalmente experiencias valóricas.

Una comunidad de trabajo, indispensable para la humanización integral.



Interesa que el niño fundamente sus conocimientos, que conozca a través de su propia experiencia, y que a demás, pueda manejar y utilizar las cosas sobre la base del conocimiento sensible de ella. Pero también, interesa el hombre y la elaboración que él ha hecho de las cosas. Así, el Curriculum Integral propicia tanto la reflexión, como la intuición en el conocimiento sensible, principalmente, interesándose por el desarrollo del niño, el cultivo de si mismo, perfeccionándose, dentro de una postura humanista preocupada del cuidado y perfeccionamiento de las tendencias espontáneas del ser humano, que facilitan las cualidades personales únicas.



Dentro de este fundamento, se incorpora el encuentro del niño y niña con su cultura, historia y raíces, pertenecientes a su entorno familiar, el cual los rodea día a día.



2. Fundamentos Psicológicos.



El Curriculum Integral incorpora en este fundamento aportes de grandes pensadores, quienes se refieren a que se debe considerar al niño como sujeto activo de su propio cambio, enfatizando la importancia del conocimiento del desarrollo evolutivo.



Son destacados los planteamientos de Erik Erikson (1902-1994), quien sostenía que los niños se desarrollaban en un orden predeterminado, centrándose en el área de socialización y como ésto influía al niño en su sentido de identidad personal. Éste autor da pautas de desarrollo afectivo y socioemocional del niño y la niña desde sus primeros años de vida hasta el envejecimiento.



Su teoría consta de ocho etapas distintas, cada una da dos resultados posibles, presentadas como problemas por superar. Es elemental que el niño logre enfrentar estos problemas satisfactoriamente, ya que depende el éxito de la etapa para avanzar a la siguiente. En el período infantil hay solo tres etapas.



· Confianza frente a desconfianza: Desde el nacimiento hasta el año de vida de un

niño o niña. Es en esta edad es en donde el niño/a da su primera demostración de confianza, debido a que se encuentra en desarrollo de su capacidad de confiar en los demás, fundándose en la relación con su entorno cercano que son generalmente los padres. Si la confianza se desarrolla con éxito, el niño/a adquiere seguridad en la relación con su entorno, de lo contrario, sería un niño/a inseguro con una desconfianza frente a su mundo.



· Autonomía frente vergüenza y duda: Desde el primer y tercer año de vida. El

niño/a comienza a afirmar su independencia, tomando decisiones por sí mismo. El logro de la resolución de esta etapa crea a un niño confiado y seguro respecto a su propia capacidad de sobrevivir en el mundo, pero si no logra los objetivos exitosamente le pueden generar duda y vergüenza, ya que, los fracasos, exigencias y el ridículo lo afectan directamente.



· Iniciativa frente a culpa: Desde los tres años hasta alrededor de los seis. Los

niños y las niñas a esta edad se imponen con el “hacer” y participar de él. Si se da la oportunidad de desarrollar su sensación de iniciativa va a tener buenos resultados, o si no, los niños van a sentir la sensación de frustración, que los va a llevar a la culpa.



De Jean Piaget (1896-1980) se extrae la importancia de la interacción del niño/a en un ambiente propicio al aprendizaje y a su desarrollo, refiriéndose a que el niño pasa por distintas etapas de aprendizaje y desarrollo, y no puede llegar a las posteriores si no ha pasado por etapas anteriores de gran importancia, o si no ha aprendido determinados conocimientos que lo lleven a ciertos descubrimientos. Así, el niño va construyendo activamente sus aprendizajes significativos.



Además, Piaget divide el desarrollo cognitivo por estadios, que dependen de la edad en la que se encuentra el niño/a, esta teoría se denomina epistemología genética en donde él estudió el origen de las capacidades cognitivas desde su base orgánica, biológica y genética, encontrando que cada niño o persona se desarrolla a su propio ritmo.



De Carl Rogers (1902-1987) se obtienen sus postulaciones sobre el propiciar ambientes significativos para los niños y niñas, basada en la apertura a la experiencia que es la capacidad de aceptar la realidad, el mundo, incluyendo sus propios sentimientos; además se refiere a la vivencia existencial que es reconocer que se vive en la realidad, comprendiendo el presente; incorporando la libertad de experiencias y creatividad.



Es así como se conforma el fundamento psicológico del curriculum integral, tomando ideas relevantes para la creación de una identidad propia, segura de sí misma, siendo capaz de valerse por sus experiencias significativas, teniendo una visión global de lo que es el niño en realidad con todos sus componentes de su personalidad.





3. Fundamentos Pedagógicos.



Este fundamento es sin duda el más desarrollado de los tres, pues orienta el aprendizaje ¿Cómo enseñar?, ¿Cómo aprender?.



Dentro de él, está considerado el principio de equilibrio, pues esta modalidad busca considerar todos los aprendizajes, sin atosigar con ninguno. Se plantea que las actividades deben ser variadas y estar en armonía con los distintos tipos de experiencias que se deben proveer al educando; esto debe permitir su adecuación de acuerdo a las características de desarrollo, aprendizajes previos, códigos culturales, necesidades, intereses y condiciones particulares del niño/a en un momento dado, considerando situaciones emergentes, entre otros. Esto implica, sin duda, un trabajo constante en busca del equilibrio.



Este fundamento se basa en planteamientos de algunos precursores de la Educación Parvularia, como: Federico Fröebel, del cual se rescata la importancia de los primeros años como base para la educación posterior, siendo ésta flexible, blanda y limitándose a proteger con amor… basándose siempre en la actividad y el juego, pues el mundo del niño/a es ese y podemos encontrar en él la mejor herramienta como medio de aprendizaje, por ser una manifestación propia y natural; de Ovidio Decroly se rescata el aprendizaje a través de la observación y experiencia, pues esto asegura su educación, ya que se presenta significativo. También toma fuerza la idea de libertad de María Montessori, donde se plantea que el educador intervendrá solamente cuando los niños/as soliciten ayuda, entendiendo el AUTODESARROLLO y AUTOEDUCACIÓN como algo primordial, donde se respeta la espontaneidad de los párvulos.



Para la implementación de este fundamento en la práctica educativa, hay lineamientos básicos que dirigen, guían y orientan el desarrollo de éste; los cuales deben respetarse en todos los contextos, estos son seis principios:



· Principio de actividad – autoactividad: Implica considerar que los niños aprenden

actuando, sintiendo y pensando, es decir, generando sus experiencias en un contexto en que se les ofrecen oportunidades de aprendizaje según sus posibilidades.



· Principio de Singularidad: Cada niña y niño es un ser único con características,

necesidades, intereses y fortalezas que se deben conocer, respetar y considerar efectivamente en toda situación de aprendizaje.





· Principio de comunicación: Este principio se basa en que el ser humano no vive

aislado, sino que forma parte de una totalidad que se relaciona entre sí. Es la comunidad donde el ser adquiere conciencia de su individualidad y aprende a conocerse a sí mismo, pero además de ello, adquiere patrones de conducta y códigos necesarios para la comunicación. El Currículum Integral intenta satisfacerla brindando diversas experiencias en formas de expresión.



· Principio de autonomía: Según García Hoz (1975) “Es la capacidad de gobierno de

sí mismo, la capacidad de ser ley de sí mismo, la posesión y uso efectivo de la libertad”… independencia. Esto promueve la iniciativa personal del niño/a, a partir del conocimiento de la realidad y a través de la adquisición gradual de asumir responsabilidad frente a sus acciones.



· Principio de flexibilidad: se orienta particularmente al rol del educador y su

aplicación. El cual debe adecuar el currículum de acuerdo a las circunstancias educativas que se presenten, articulando de acuerdo a los intereses de los educandos y procurar que éstos aprovechen para llevar a cabo el proceso de enseñanza- aprendizaje.



· Principio de equilibrio: este es el más importante de esta modalidad curricular, pues

fue creado principalmente para ella. Dice relación al equilibrio en la cantidad y variedad de actividades que se pretenden realizar, creándose un ambiente propicio y armónico, de acuerdo a las características de aprendizaje y condiciones particulares de cada educando.



Estas orientaciones centrales, deben aplicarse permanente e integradamente en toda práctica curricular, desde su diagnóstico, hasta su planificación, implementación y evaluación; pues esto asegura una pedagogía más enriquecedora de los aprendizajes de los niños/as. De manera que el proceso de desarrollo sea integral.













CARACTERÍSTICAS DEL CURRICULUM INTEGRAL



1. Elementos técnicos generales.



El curriculum Integral fue creado a inicios de la década de los setenta, debido a la

gran necesidad que se presentaba en la formación de educadoras de párvulos, exigiendo una demanda de ellas por la creación de la ley 17.301 (Junta Nacional de Jardines Infantiles) en el año 1970. Chile fue el primer país en Latinoamérica en preocuparse por la educación a los niños y niñas menores de seis años, formando a las primeras educadoras o kindergarderinas en la Universidad de Chile en 1944, pero, a pesar de esto, los objetivos y metas que se esperaban para las estudiantes no eran claras, ya que la educación estaba muy influenciada por metodologías conductivistas, en la que la enseñanza solo dependía de lo que deseaba el docente o adulto a cargo, adaptando su propia organización del espacio y tiempo.



Bajo aquel contexto nace la iniciativa por parte de un grupo de educadoras de párvulos de esa misma universidad. Trabajaron arduamente Dina Alarcón y Nancy Prada, quienes se apoyaron de un equipo de trabajo conformado por Susana Bornard, Lucy Poisson, Selma Simonstein y María Victoria Peralta. Aquel equipo de trabajo se centro en lograr un curriculum que se adaptará a la realidad chilena, sintetizando un conjunto de ideas universales; en ese periodo la educación parvularia era fundamentada por algunos clásicos precursores, como Fröebel, Montessori y Decroly.



Esta modalidad curricular pretendía formar profesionales comprometidas y aptas en todas sus áreas, que se centrarán en la realidad del niño y niña, en su desarrollo equilibrado y armónico en sus diferentes manifestaciones, fomentando a un individuo integral, capaz de enfrentar su mundo y a sí mismo.



Como su definición lo indica, esta modalidad curricular se fundamenta en la integración de los planteamientos teóricos de diferentes posturas filosóficas, psicológicas y pedagógicas enfatizando que el proceso educativo debe tomar en cuenta los diversos aspectos y áreas de desarrollo del niño o la niña, tendiendo a lograr objetivos integrales que satisfagan sus necesidades psicobiológicas, socio-afectivas, psicomotrices, etc.



Su denominación, expresa algunos de sus principales fundamentos y planteamientos: el término "integral" pretende, por una parte, destacar que en primer lugar interesa el desarrollo armónico del niño en todos sus aspectos y la generación de las líneas conducentes a ello. Igualmente, este término hace referencia a una de las características más diferenciadoras de esta modalidad en cuanto a sus fundamentos, en el sentido de que "integra" los aportes que diferentes educadores, pensadores, psicólogos, etc., han dado a la educación, en relación a la idea de un desarrollo integral.

Concibe el desarrollo equilibrado y armónico del niño(a) en sus diferentes manifestaciones, como una totalidad, ser integrado en sí mismo, con los demás y en el contexto sociocultural e histórico en el que se desenvuelve.



2. Objetivos



Los objetivos son propuestos por el educador(a) en relación a las características, necesidades e intereses de los niños en cada área de desarrollo.





3. Planificación



Esta basada en un diagnóstico, el Currículo Integral propicia la planificación a largo, mediano y corto plazo, según las necesidades e intereses individuales del grupo de niños(as) y de la facilidad de acción del educador(a).





4. Evaluación.



La evaluación es un instrumento para medir el resultado de los contenidos y aprendizajes, y ésta abarca las tres líneas de acción del educador: el niño(a), la familia y la comunidad educativa, esta puede ser de distintos tipos según el propósito que se tenga y el tipo de decisión o evaluación son:



· Diagnostica: tiene el objeto de detectar necesidades e intereses y determinar los objetivos que guiaran el proceso y los medios utilizados para conseguirlos.

· Formativa: es para modificar los medios educativos empleados con el propósito de mejorar el proceso.

· Sumativa: se utiliza cuando se desea determinar el grado de logro de los objetivos o el progreso alcanzado en diferentes áreas de desarrollo, respecto a experiencias deseadas o solución de problemas detectados.



















ROLES DEL CURRICULUM INTEGRAL



1. Rol del Educador(a).



En el Currículo Integral el educador(a) le corresponde ocupar un papel emprendedor, dinámico, pensativo y analítico en las experiencias pedagógica, debe tener presente las características, necesidades, experiencias e intereses del niño y la niña, incluyendo el entorno y las actividades de la sala de clases.







Las funciones que asume el rol del educador(a) dependerá de los objetivos planificados para el proceso de enseñanza-aprendizaje, además tiene la función de escoger opciones educativas, establecer recursos humanos y materiales, confeccionar o crear las herramientas para evaluar. Asimismo tiene como objetivo guiar y observar el descubrimiento del niño(a), y es modelo de imitación para todos los niños tanto en el aula como fuera de la institución educativa.



El rol del educador según el fundamento filosófico dice que es artífice de un ambiente estimulante, oportuno y adecuado, Para que el niño(a) pueda crear su propia forma de ser y acceder a su plenitud como ser humano, individual y social, necesita, no sólo de la posibilidad de expresar su interioridad y desarrollar su sentir, su pensar y su actuar, sino también el poder encontrar en su medio las referencias para crear su propio proyecto de vida, descubrir su propia escala de valores, la que responderá a la necesidad psicológica de todo hombre: el tener su propia identidad.



Las funciones de un educador(a) de párvulos son indispensable hacer mención de algunas de ellas, las cuales son:



Coordinar y supervisar el trabajo en equipo e individual de los niños(as).

Ser un comunicador activo con la comunidad educativa y guiar el trabajo con los padres de los párvulos, debido a que el educador(a) debe evaluar los aprendizajes adquiridos y los medios utilizados de los niños(as), esto lo realiza mediante la observación y el registro, los que le permiten emitir juicios calificativos con criterio formado, tiene que ser conocedor(a) de las diversas realidades de los párvulos, como adquieren el conocimiento, cual es el estilo cognoscitivo, que destrezas tienen y como perciben el mundo en el que vive, todo esto se realiza mediante un diagnosticó, el que dará la información para optar por las situaciones de construcción y reconstrucción de los aprendizajes y las formas de medición más apropiadas.



La educadora accede a que los niños interactúen con sus iguales en el medio que los rodea, las relaciones que se producen darán elementos para aumentar el sistema de creencias e ideas.



La educadora entiende que los niños(as) son curiosos, creativos y tienen capacidad para desenvolver su pensamiento y opinión.



2. El Rol del Niño.



El rol del niño y niña en el Currículum Integral plantea que el párvulo es un ser participante activo de sus actividades, es decir el niño(a) aprende a aprender de sus experiencias, ello involucra que sea capaz de resolver sus problemas y dificultades, ejercitarse de sus experiencias continuas, poder seleccionar temas, actividades, materiales y formas mediante quiera hacer sus acciones, etc. También que sea capaz de exponer sus sentimientos, pensamientos a través de disímiles formas de expresión.



El currículo Integral postula tres tipos de interacciones de los niños(as) que se modifican según los objetivos, las interacciones son niño(a) con otros párvulos, niño(a) con adultos y niño(a) con el medio ambiental físico.



En el currículo, también se hace referencia a la formación de los niños(as) en agrupamiento es flexible en general, los niveles de desarrollo se encuentran similares grupos organizados, pero este no es la único modo, pueden juntarse según sus intereses, la distribución de los niños(as) debe acomodarse a las características de las actividades, al espacio, etc. Los niños(as) pueden realizar las actividades tanto en grupos pequeños como grandes, en trabajo individual como en equipo entre otros.









ORGANIZACIÓN DEL TIEMPO



La organización del tiempo en el currículo integral, es flexible, en el que se realizan actividades de diferentes tipos, además estas actividades se realizan durante un horario determinado y así aprovechar el tiempo disponible. Ésta organización del tiempo hace que el niño(a) participe y se comunique con los demás, igualmente, se realiza de acuerdo a los intereses y necesidades de éste.



La rutina diaria es un muy buen ejemplo de la organización del tiempo, ésta permite organizar los tiempos de trabajo y lograr que estos se respeten y se cumplan.



Como se dijo anteriormente, esta organización es flexible, no obstante, no es improvisada, ya que la modificación e incorporación de otras actividades a la rutina diaria se hacen tomando en cuenta las características de los niños(as), de su edad, etc. Todo esto se puede llevar a cabo de acuerdo a las condiciones de cada realidad, pero siempre tratando de aprovechar de mejor manera posible el tiempo disponible.



Como cada actividad se debe realizar en base a los niños(as), por lo cual es necesario conocer el grupo con el que se va a trabajar y a cada niño y niña de forma particular, para así poder cubrir las necesidades básicas, inquietudes intelectuales, fomentar la parte motriz, el desarrollo del pensamiento y su afectividad, logrando así un desarrollo integral.



Para una buena organización de la rutina diaria debemos conocer las necesidades de los niños y niñas; conocer la realidad del centro educativo y de la comunidad. Para llevarla a cabo debe haber un cierto equilibrio en las actividades, graduación ósea de acuerdo al tipo de niño y niña; que exista variedad, la que permita potenciar las diversas áreas, adecuadas al tiempo que se tiene.



Existen tres períodos o momentos:



· Períodos estables o permanentes: Consisten en actividades que satisfagan las

necesidades básicas; se realizan a diario, en el mismo horario, como por ejemplo: Hábitos higiénicos, saludo, etc.



· Períodos variables: Actividades que consisten en el desarrollo integral del

niño(a). Éstas varían todos los días y se pueden efectuar en grupos o de forma individual, dependiendo el objetivo y son planificadas, como por ejemplo: actividades de expresión.



· Períodos de juego de rincón: Las actividades de juegos de rincón no son

planificadas por el educador, no se realizan durante un tiempo estable y permanente. Durante esta actividad el niño(a) crea sus propios proyectos, intercambia y elige materiales, él toma la iniciativa por lo cual se produce un aprendizaje activo.



La rutina diaria debe ser planificada y luego evaluada, cada ciertos períodos de tiempo, para ver la efectividad que ésta va teniendo, al mismo tiempo para cubrir nuevos aprendizajes, pero siempre dando un tiempo para que el niño(a) asimile los aprendizajes. La evaluación se puede realizar de diversas formas, como por ejemplo, de forma descriptiva, con algún tipo de escala, etc.





ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO



La organización del espacio que plantea el Curriculum Integral busca dar a conocer un ambiente físico flexible, que posibilite una estimulación equilibrada de acuerdo a los intereses, características y necesidades de los niños y niñas, acorde a las posibilidades que ofrece el medio exterior e interior, aprovechando los recursos naturales y materiales del jardín infantil, de esta forma se da pertinencia cultural al Curriculum.



El requisito que se pretende extraer de ésta modalidad curricular para crear a un niño o niña integral en todas sus áreas es el de facilitar las actividades variadas a través de los juegos de rincones.



La implementación de los juegos de rincones dentro del aula son para dar espacios de actividades de acuerdo solamente al interés personal del niño y la niña, y a través de aquel ambiente, propiciar los ámbitos afectivos, sociales, cognitivos y físicos. En donde el párvulo es el actor principal de sus aprendizajes; juega con los roles (característicos dentro de su formación), se relaciona directamente con sus pares y puede variar en los contenidos y aprendizajes, o como él lo llama… el juego.



Es relevante destacar que el juego de rincones constituye una estrategia pedagógica que propicia que el niño exteriorice su fantasía, desarrolle el pensamiento y se exprese en forma creativa, libre y espontánea. Aunque a pesar de esas características, el juego de rincones es y debe estar siempre bien planificado; es por eso que se divide en etapas.



1. Etapa de elección e Integración: Momento en el cual el niño o niña tiene la

posibilidad de elegir el rincón que le interesa participar, orientado por el educador; ésta etapa dura aproximadamente de 5 a 10 minutos (depende de la edad de los pequeños/as).



2. Etapa de Expresión y Creación: Es importante que mientras se realiza el

juego en el rincón ya elegido, este presente un adulto para orientarlos durante el juego-trabajo. Es aquí, en el cual el tiempo debe ser más amplio, ya que es la base de la actividad… jugar interactuando.

3. Etapa de Orden: Después de jugar viene el instante de ordenar los

implementos utilizados para mantener un ambiente físico grato y limpio, y así, además, se refuerzan los hábitos higiénicos. Su duración, ojala, fuera de un tiempo corto para que no obstruya las otras actividades variables.







4. Etapa de Intercambio y Comunicación: Ahora es la instancia de que los niños

y niñas den a conocer el resultado de los trabajos realizados en los rincones frente a sus pares y educadores, quienes actúan como mediadores en esta evaluación.



El espacio para implementar los juegos de rincones depende exclusivamente del ambiente interno y externo del salón, así se podrá ver cuantos rincones incorporar, dejándolos en espacios apropiados con el área que tiene, alejando los rincones más dinámicos de los más pasivos.



A la hora de crear los materiales para éstos centros de interés se debe tener en cuenta de que sean manipulables y a la altura de los niños y niñas, así también fabricar muebles dependiendo del tamaño común de los párvulos, innovando parejamente en todos los rincones con nuevos implementos. Los materiales y elementos naturales usados deben ser de acuerdo con la cultura en la cual se encuentra inserto el jardín infantil.











CONCLUSIONES





Al finalizar este informe, podemos decir que los contenidos y objetivos propuestas han sido cumplidos a cabalidad, pues hemos dado a conocer a grandes rasgos el currículum integral.



Al realizar este informe nos hemos dado cuenta que son miles los estudiosos que han fijado su mirada en los más pequeños. Hace algunos años atrás los niños y niñas eran considerados hombres pequeñitos, en el peor de los casos como animales, pero gracias a muchas personas y la neurociencia se ha ido descubriendo la real importancia de los primeros años de edad en el ser humanos.



Es realmente gratificante ver y conocer el trabajo que por toda una vida han realizado personas al servicio de la educación y más aún dejando huellas con modalidades curriculares que son de gran guía para los nuevos profesionales. Aquí hemos analizado cada aspecto relevante para que se lleve a cabo una excelente práctica educativa con una modalidad clara y además integral; la cual muestra un compromiso con las futuras generaciones… un compromiso concreto y aplicable. Es de esperar que la educación actual no olvide todo el esfuerzo que se ha hecho a lo largo de la historia, ni lo menosprecie mal-utilizándolo, sino que se considere como un punto de partida, pero que no es necesariamente determinado, ni limitado; sino que pueda seguirse adaptando para el desarrollo de la humanidad, que es el fin último de cualquier currículum.









BIBLIOGRAFÍA





Leonor Cerda Díaz (L.C.D.),2006. Un Siglo de Educación Parvularia en Chile: Un Vistazo a su Historia y Desarrollo. Santiago, Chile. Editorial Mataquito.



María Peralta Espinosa (M.P.E.), 1996. El Currículo en el Jardín Infantil (Un Análisis Crítico). Santiago, Chile. Editorial Andrés Bello.



Unidad de Curriculum y Evaluación (Gobierno de Chile), 2001. Bases Curriculares de la Educación Parvularia. Santiago, Chile, Editorial Salesianos S.A.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada